miércoles, 25 de mayo de 2016

TIC-TAC


Repetido y monótono, escucho el tic-tac de un viejo reloj que de forma casi perpetua, permanece colgado de la pared. De pronto pienso que, aunque idénticos, cada uno de estos acompasados sonidos ocupa un lugar diferente en el tiempo. Un tiempo en el que parece no existir el presente, pues el siguiente tic-tac pertenecerá al futuro, pero el anterior ya es pasado. Quizá haya transcurrido sólo algunas décimas de segundo, pero es un pasado que ya nunca  volverá a repetirse. Espacio insignificante que no sabemos o no queremos apreciar, pero es así como, a golpes de tic-tac, se nos va escapando la vida.
                                                                      J.M. Santos        

4 comentarios:

  1. Fantástica definición del reloj de nuestra vida.

    ResponderEliminar
  2. Así es José María. Por eso hay que aprovechar cada instante y vivirlo plenamente.

    ResponderEliminar
  3. Así es, José María; hay situaciones en nuestras vidas donde todo esto lo ves con más precisión. Sin ánimo de ser petulante, siempre me viene a la memoria aquel fragmento del poeta, "... cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte tan callando..."

    ResponderEliminar

  4. Comentarios de Facebook


    Josefina Borrallo Así es, una abrazo amigo José.


    Maria Bermejo Que reflexión más auténtica . A mi padre no le gustaba ese tictac, pensaba lo mismo .

    ResponderEliminar