lunes, 22 de agosto de 2011

DELINCUENCIA Y SOCIEDAD

Alguien puede pensar que delincuencia y sociedad son dos cosas diferentes e independientes una de la otra. Escuchamos hablar sobre delincuencia y ponemos el grito en el cielo creyendo estar ante un fenómeno ajeno al que vemos desde lejos, con indiferencia. Es como si se tratase de un tornado que asusta, pero sin llegar a pensar que alguna vez pudiera sobrevolar nuestro tejado.
        No es mi intención discutir opiniones ya expresadas por los estudiosos del tema. Si tengo que decir, según mi parecer, que algunos de los exponentes, puede que por desconocimiento real sobre la cuestión, se pierden entre legislación y tecnicismo sin llegar a coger “el toro por los cuernos”. Sus mensajes, en algunos casos, no llegan a calar en la mentalidad del pueblo llano que, en definitiva, es a quién van dirigidos los comentarios que siguen.
Para opinar sobre la relación real entre delincuencia y sociedad, deberíamos de aparcar las palabras técnicas y señalar que “el pan es pan y el vino, vino”. Hay que decir, sin tapujos, que la delincuencia es una rama que brota desde la médula de la misma sociedad y que en cada uno de nosotros, junto a la de la bondad, también germina la semilla del delito.           
Son innumerables los hechos delictivos que se cometen cada momento; principalmente en las grandes ciudades. Por ser dos tipos de los que mayor impacto social genera, pondremos como ejemplo el conocido tirón de bolso, o el robo con intimidación con arma blanca (“shirla” dentro del ambiente policial). Tras el hecho, una vez conseguido el botín, el “choro” sólo tiene que desplazarse al barrio próximo y situarse cerca de la puerta de cualquier supermercado o paso obligado de personas. Desde el punto elegido, semi-oculto, empezará a mostrar de forma rara y disimulada su lote. Con ello, primero despierta la curiosidad malintencionada y después el egoísmo del espabilado de turno que, a no tardar y guardando la oportuna cautela, se le acercará, adquiriendo sin escrúpulo y como ganga ocasional a muy bajo precio, la joya que le ofrece el “navajero”, que poco antes colgaba del cuello de cualquier persona.
        El comprador (de cualquier nivel social), conoce perfectamente la procedencia ilícita de su adquisición. Es  aquél con sello de persona honrada, que aparentemente exaltado, cuando llega a su barrio se luce ante sus vecinos echando la culpa de la situación de inseguridad generalizada existente, tanto a la policía como a jueces y autoridades en general. Aunque él lo sabe, nunca reconocerá que con su acción se coloca a la misma altura de quien cometió el hecho.
        Otras veces, los “cacos” harán su visita nocturna a cualquier almacén o tienda comercial, arrasando con todo lo de valor que encuentran; normalmente jamones, ordenadores o cualquier otro aparato electrónico. En fecha no muy lejana, todo lo robado iba a parar a manos de otro tipo de delincuente conocido como “El perista”, quien a bajo precio, receptaba la mercancía y se encargaba de su distribución y venta entre sus “clientes”.
        Hoy, como la figura del “perista” se encuentra casi en extinción, los ladrones llevarán “el consumao” a su barrio. La noticia del robo correrá pronto de boca en boca. Como “moscas a la miel”, acudirán infinidad de personas de las consideradas “decentes” que, sin ningún reparo, compraran por “cuatro perras” todo lo que se les ofrezca. Los mismos aparatos se podrían ver el siguiente día en cualquier mercadillo, siendo fácil encontrar un portátil de marca por 200 euros, o incluso menos. Lo comprará sin duda alguna, el caza-oportunidades de turno; “honorable” ciudadano que también prefiere mirar hacia otro lado y olvidarse de dónde procede.
Estaría en un error si alguien pudiera pensar que el microbio de la delincuencia solo se incuba en los barrios marginales, donde la pobreza y la droga, junto a la escasa autoestima y otras muchas carencias, campan a su antojo. De esta plaga está infectada la sociedad en general, sin que se tenga en cuenta cuna o cultura. Se podría afirmar incluso, que mientras más elevado es el escalón social de una persona, más agresivo es su mal delincuencial. No se trata de descubrir nada nuevo, pero no se puede dejar de decir que cualquiera de los delitos mencionados hasta el momento, se quedan en pañales si se comparan con los que se cometen en las altas esferas y por individuos cargados de codicia. Codicia oculta tras una corbata, apariencia de señor o apellido de renombre. Cuando el grupo operativo correspondiente de la Policía inicia cualquier investigación de cierto calado, a medida que se va “tirando del hilo”, resulta asombroso conocer los entresijos que se descubren y los protagonistas que aparecen. Unas veces operan a título individual; otras, formando parte de cualquier mafia amparada bajo siglas engañosas o de aparente buena reputación.
        De esta plaga, no se libra ningún gremio conocido. En fecha no muy lejana, los medios de comunicación en Sevilla hicieron amplio eco de una trama compuesta por varios abogados, un director de oficina bancaria y también algún notario. Estos personajes, a los que nombraremos como “presuntos” por encontrase encartados en proceso judicial sin resolución hasta el momento, bajo sello legal se aprovechaban de la precaria situación económica de personas a las que la crisis les había colocado la cuerda al cuello. Sus víctimas, obligadas a tener que realizar pagos a empleados u otras deudas de difícil solvencia acudían a ellos que, sin reparo de ningún tipo, les concedían préstamos casi imposibles de reintegrar. Abusando de la situación angustiosa de los endeudados, tensaban la cuerda hasta el límite. El fin no era otro sino  quedarse  por “cuatro perras” con sus viviendas u otros bienes.
        Fue acusado en su día de delincuencia sexual el ex director del Fondo Monetario Internacional. Como es sobradamente conocido, algunos sacerdotes han sido sentados en el banquillo por delitos similares. ¿Y por qué  no mencionar también los robos de bebés en hospitales en años pasados? Más de un profesional sanitario, médicos, enfermeras y alguna que otra monja, han tenido que dar explicaciones sobre el asunto ante la fiscalía. Igualmente, causa rubor saber que bastantes políticos elegidos por el pueblo o colocados a dedo, amparándose en su posición de privilegio, se han enriquecido de forma desvergonzada, estafando y saqueando a ese mismo pueblo que dicen representar.
Interminable se haría la lista de nombres y casos relacionados con individuos conocidos por todos – chusma, de la que cuelga etiqueta de postín- que han sido procesados y condenados por estafa, tráfico de droga, extorsión y otros  tipos delictivos. De forma lamentable, sólo nos llama la atención la delincuencia que nace en los barrios bajos, tolerando o pasando por alto la que se comete por personajes públicos. Más acertado sería llamarles “chorizos públicos”.
No quito ni una coma al decir que delincuencia y sociedad viajan en el mismo tren y dentro del mismo vagón. No obstante, también es de justicia recordar el viejo refrán que dice: “metámonos todos en el hoyo y sálvese quien pueda”. Sin duda,   algunas personas escaparían del agujero. Pero también es posible que a éstas, a lo largo de su existencia, sólo les hubiera llegado la carta de invitación al delito en dos ocasiones, consiguiendo eludir ambas. Para poder estar limpios de culpa, habría que esperar el resultado de una tercera oportunidad. Si fuese rechazada, sería el momento de que cada una de estas personas pudieran exclamar con la cara alta: “yo si puedo arrojar la primera piedra”.
                                                                                                                     J.M. Santos

        














     









2 comentarios:

  1. Buen plateamiento y conocimiento del tema.

    ResponderEliminar
  2. Como bien dices, los que hemos estado tantos años al pie del cañon, sabemos de muchos casos y anecdotas. unas curiosas y otras de bastante peligro.

    ResponderEliminar