miércoles, 22 de junio de 2016

La voz del cementerio

                                                                              
 Hoy he visitado nuestro cementerio. Mientras recorres sus calles abarrotadas de nichos, por sus nombres recuerdas a numerosas personas que conociste. Ves donde reposan el justo y el egoísta; más allá el humilde cerca del poderoso.
  La soledad envuelve el ambiente y hasta el aire que mece los cipreses se escucha de forma diferente. ¡Cuántos proyectos e ilusiones de jóvenes que desaparecieron!... ¡Cuántas penas y alegrías quedaron truncadas para siempre!… En esos momentos y de forma atropellada, afloran recuerdos y sentimientos que, dormidos, nunca imaginaste.
  Rompiendo el silencio te parece escuchar una voz que dice: ¡Espera amigo!... ¡Acércate a mi tumba!… Quiero decirte que hubo un tiempo que yo también anduve por el mundo. Supe de sus alegrías y maldades. Perseguí grandezas y atesoré fortuna que no me ha servido para nada, ¡pues ya ves!… aquí me encuentro… para la eternidad… ¡Qué corta es la vida y qué larga la eternidad!… Piensa que también a ti te llegará ese día, no dudes que llegará. Cuando ocurra, empezará tu ascenso hacia el olvido. Antes de venir procura aligerar de basura tu conciencia porque, mala conciencia y espíritu, nunca se entendieron.
   Quiero que sepas la verdad amigo… En esa losa de mármol que tienes delante aparece mi nombre. Es posible que también leas otras frases; palabras falsas, sin contenido, que alguien escribió siguiendo la costumbre. Tras la piedra no queda nada… ¡Esa es la verdad!… Si escuchas por ahí otra cosa, te están mintiendo.
    A pesar de todo, los que todavía estamos aquí, seguimos dejándonos arrastrar por el odio, la envidia y otras bajas pasiones sin llegar a comprender que, a no tardar, nos convertiremos en polvo que vuela al infinito.                                                                 

     J.M. Santos                                                                                                                                                                       

4 comentarios:

  1. Amigo Santos te estas convirtiendo en el protagonista de las redes sociales y tu famoso blogg,de locual me alegro mucho,espero que no decaigas y tu etapa productiva sea larga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que bien sabes elegir tus palabras amigo José María, de toda la vida ha habido miserias y grandezas humanas, allá cada cual actúe según le dicte su conciencia.
    Sigue escribiendo animas las tardes ociosas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Profunda reflexión; verdad incontestable. Se te lee, se te medita. Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  4. Comentarios de Facebook

    Isabel Lopez Delgado Precioso Primo como siempre sigue escribiendo que nos emocionas siempre

    Chari Lopez Lima
    Chari Lopez Lima Muy buena reflexión. Muy bonito primo.

    Alejandro Garcia Velazquez Amigo mío: Ya no eres un aficionado a escribir, ya eres un "Maestro". Precioso artículo digno de ser publicado. Un abrazo

    Josefina Borrallo
    Josefina Borrallo Admirable tu intención de hacerlos reflexionar! Sabes? cuando yo tenía 7 años murió mi abuela materna,' GENIO Y FIGURA TODA ELLA' ponía firme al mundo entero, yo tenía privilegios y me llamaba la Reina de Hungría, jajaja y yo pensaba que ella era eterna. Un día, mi tía, su hija mayor, me cogío de la mano y fuímos las dos solitas a visitarla al cementerio, y delante de su tumba, dijo mi tita



    Carlos M. Ojeda Bueno, bueno. Maestro.
    Me gusta · Responder · 22 de junio a las 21:50

    Pilar Delgado Muy bien escrito amigo, la «técnica» hace llegar aún más el sentimien

    ResponderEliminar