viernes, 5 de enero de 2007

El maestro Volán (años 20 del pasado siglo)


¿Quién no escuchó alguna vez hablar  del maestro  Volán en Encinasola ?

     Nunca se supo de su procedencia. Como el viento, apareció en el pueblo un día cualquiera. Su edad podría oscilar entre los 60-65 años. Cuentan los que le conocieron, que era de estatura alta y complexión delgada. Su cabello sucio y desaliñado hacia juego con sus escasas prendas de vestir gastadas por el uso. A pesar de ello, tras el aspecto mísero y descuidado, se ocultaba un porte de persona culta y modales refinados.
 Se decía de él que era un hombre inteligente, serio, poco hablador y algo desequilibrado. Fue maestro de escuela, desconociéndose si titulado o no, ocupación a la que dedicó su estancia en el pueblo. Impartía clases particulares en el mismo lugar de su residencia. Concretamente en un cobertizo para el ganado situado en el lugar que se conoce hoy como Callejón del Ministro. Cobraba a sus alumnos entre 5 y 10 céntimos (perra chica o perra gorda de la época). Como persona honrada y orgullosa no aceptaba, a pesar de su pobreza, ningún regalo de las madres de sus alumnos, excepto el importe de su trabajo.
 Su plato fuerte eran las matemáticas. Todos los niños las aprendían. Sobre todo, lo relativo a la reconversión de arrobas a libras y viceversa; materia tan al uso en aquellos tiempos. Uno de sus alumnos aventajados fue Toribio “lenito” hombre que, como es sabido, tendría un final trágico con motivo de la Guerra Civil.
    A veces caminaba por la calle portando papeles, a los que prendía fuego con una cerilla. Al mismo tiempo y de forma repetida gritaba: !Humo, humo, humera!... Sus discípulos le traían agua de la Fuente del Rey en un cántaro de barro. Parece ser que en el asa del recipiente se pegaba la mano debido a la costra acumulada.

      Una mañana, cuando los muchachos acudieron a clase como era habitual, clavado en la puerta del cobertizo encontraron un papel en el que se leía:  “VOLÁN,  VOLÓ “. Jamás supo nadie de su destino.


J.M. Santos                                                                                          

No hay comentarios:

Publicar un comentario